Virgilio Vieitez, del álbum familiar al museo

Queríamos presentaros una exposición que a nosotas nos dejó entusiasmadas. La exposición, coproducida por Fundación Telefónica y el MARCO de Vigo, es una recopilación de los trabajos del ilustre fotógrafo Virgilio Vieitez. La muestra se podá ver hasta el 19 de mayo y está compuesta por más de 250 fotografías en color y B/N, gracias a la intensa investigación por parte de la comisaria de la exposición, Enrica Viganó.

Virxilio Vieitez

“En 1999 encontré en El País Semanal un reportaje dedicado a Virgilio Vieitez, titulado “El fotógrafo del pueblo”, y me quede fascinada. Hojeé una y otra vez aquellas páginas repletas de imágenes tan perfectas y tan definidas en su estilo que se imponían como obras de autor de firma inmediatamente reconocible. En el texto se explicaba el título: todas las fotografías se habían realizado por encargo de los clientes, con el único objetivo de incluir su efigie en el álbum familiar o enviarla a parientes emigrados, sin más. No obstante, resultaba imposible quedarse con ese “sin más” y confinar un patrimonio de tal calibre a una función circunscrita al uso inmediato. La potencia de aquellas imágenes reclamaba otros lugares y otros espacios; otros ojos que pudieran gozar de su belleza y su inusitada fuerza.”

Vigarò, Enrica. Fotógrafo por encargo, artista por instinto, Virgilio Vieitez, Fundación MARCO/ Fundación Telefónica, Vigo/ Madrid, p. 61

Exposición Virxilio Vieitez en la Fundación Telefónica

Video La2 Virxilio Vieitez

Texto extraído de la nota de pensa de Fundación Telefónica, redactado por la comisaria de la exposición Enrica Vigarò

“Cuando se inventó la fotografía, nadie podía imaginar lo poco que encajaría su futuro dentro de esquemas y definiciones. Sin embargo, su destino ya estaba salpicado de aportaciones, no sólo en el campo de la tecnología – el factor más previsible – sino también en su disfrute, en su lenguaje y en su valor. La naturaleza misma de la fotografía implica cierta dosis de ambigüedad que hace difícil encajar una imagen en un contexto definido. Una fotografía puede nacer con una función muy precisa para después adquirir nuevas connotaciones.
.
Un excelente ejemplo de esa metamorfosis que la fotografía lleva en su ADN es la obra de Virxilio Vieitez. Un fotógrafo que sabía, o mejor dicho sentía, que era el mejor en su oficio, pero que no se consideraba a sí mismo como autor, y que desde luego no imaginaba que, después de cincuenta años, se habría reconocido en su producción el valor ‘autorial’ y artístico que le ha situado en una encrucijada de géneros y saberes.
.
Virxilio Vieitez siempre realizó sus fotografías por encargo, recorriendo Terra de Montes a lo largo y ancho para fotografiar a sus clientes a domicilio. Su obra reúne todas las características del fotógrafo rural que documentaba acontecimientos y momentos vitales de las personas y familias de la zona – desde bautizos hasta bodas, primeras comuniones o funerales – pero, a diferencia de otros, tenía un talento especial para conferir solemnidad a cada uno de los retratos que realizaba. Su estilo era inconfundible. Poseía una capacidad y una intuición extraordinarios a la hora de plantear la puesta en escena, en la que incluía objetos y sugería poses que a veces rozaban el surrealismo pero que, a pesar de ello, se convertirían luego en fragmentos de verdad, fuertemente enlazados con el entorno.
.
.
Su papel de fotógrafo de pueblo en aquellos tiempos – de finales de los años cincuenta a los setenta – gozaba de gran prestigio y encajaba perfectamente en el carácter de un personaje especial como Vieitez: inteligente, rápido, competente, instintivo y consciente de sus facultades. Daba órdenes a sus modelos con una firmeza que no admitía discusión y con una lucidez que garantizaba el resultado. ‘Yo estudiaba la papeleta y, cuando apretaba el disparador, eso era el tiro seguro’. Virxilio Vieitez no desperdiciaba un disparo, era un profesional más que fiable, una apuesta para sus paisanos de la provincia de Pontevedra.
.
De los primeros retratos de estudio – según dictaban las costumbres de la época – a los que ambientaba al aire libre, sus preferidos; de los reportajes de ceremonias a las fotos de tamaño carné para el DNI, así como los retratos para enviar a los muchos familiares emigrados: el conjunto de sus imágenes ofrece hoy un excelente testimonio etnográfico, que se convierte en memoria de un pueblo y de una época.
.
El archivo de Virxilio Vieitez conforma un importante patrimonio cultural conservado en Soutelo de Montes (Pontevedra), el pueblo donde el fotógrafo nación en 1930, donde murió en 2008 y donde trabajó casi toda su vida. Su hija, Keta Vieitez, fue la primera en comprender el incalculable valor histórico y artístico del material fotográfico de su padre, que expuso por primera vez en una muestra autoproducida y presentada en 1997 en un espacio improvisado de Soutelo. Desde entonces se han sucedido otras exposiciones que se han centrado sobre la primera lectura del material accesible.
.
En esta ocasión – en la que se pretende realizar una muestra rica de material inédito – la investigación ha sido más profunda y extensa: Keta Vieitez, que custodia con pasión el archivo, ha puesto a nuestra disposición negativos, documentos, impresiones originales, objetos y memorabilia. Este análisis de los testimonios de toda una vida ha permitido reconstruir una trayectoria verdaderamente única, ejemplar por un lado, y muy humana por otro. Las salas biográficas representan, por lo tanto, un elemento fundamental de un discurso expositivo, que, con sus ‘pruebas concretas’, quiere subrayar nuestras premisas y reflexiones sobre la naturalezas metamórficas de la fotografía.
.
Como comisaria, ha sido un privilegio poder entrar en contacto con el material original de un fotógrafo cuya cifra estilística ha dejado su huella, con razón y con fuerza, en la historia del retrato fotográfico, y se te clava en la memoria visual por su elegancia formal, que hace que cada fotografía de Vieitez sea intensa, nítida y potente”.

Un pensamiento en “Virgilio Vieitez, del álbum familiar al museo

  1. Pingback: Virgilio Vieitiz, del álbum familiar al museo |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s